RSSSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

Rezago en infraestructura peor pecado de Costa Rica

  • • Requiere invertir 59 mil millones de dólares en 25 años


La prórroga de casi 40 años en inversión pública le pasó la factura a la nación centroamericana en términos de competitividad, calidad de vida y desarrollo humano. El país posee los peores indicadores de la región en materia de infraestructura vial, pasando de la posición 107 en el 2009 a la 111 en 2010, en un ranking de 139 estados del mundo.

De acuerdo con el ingeniero del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la Universidad de Costa Rica (Lanamme), Guillermo Loría, el 63% de las carreteras de este país está entre pésimo y mal estado. Ello implica costos de operación estimados hasta tres veces superiores a los de un país desarrollado, más gasto de combustible y mayor necesidad de mantenimiento vehicular.

Dadas esas condiciones se tiene que la velocidad promedio para atravesar el territorio nacional es de entre 20 y 30 Kilómetros por hora, en tanto la capital, San José, se cruza en un aproximado de 4 Kilómetros por hora. Además, Loría destaca debilidades como la falta de rutas alternas que hacen colapsar los diferentes tráficos locales.

Falta de recursos

Para la viceministra de Infraestructura, Lorena López, los problemas económicos y fiscales obligaron al país a centrar sus recursos en áreas apremiantes como vivienda, salud y educación. Sin embargo, esto llevo a una desatención en infraestructura que requiere una inversión superior a los 2.300 millones de dólares anuales para reponerse en un plazo de 25 años.

El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) ejecutó para 2010 cerca de 590 millones de dólares (1,69% del PIB), mientras el Gobierno costarricense asignó para 2011 un presupuesto de casi 480 millones de dólares (1,18% del PIB).

El crecimiento acelerado del comercio exterior y del turismo demandan mejores condiciones en la red vial, portuaria y aeropuertos. En el primer rubro sobresale la importancia de trabajar en los corredores estratégicos de Paso Canoas (frontera con Panamá) a Peñas Blancas (frontera con Nicaragua) y de Moín (puerto caribeño) a Caldera (puerto en el Pacífico)

Datos del Lanamme indican que la red vial costarricense posee rutas por aproximadamente 36.100 kilómetros, equivalente a poco más del 70% de densidad de carretera por kilómetro cuadrado del territorio nacional. Esa estadística, según el ingeniero Francisco Garro, posiciona a Costa Rica entre los 60 países con más estructura vial del mundo de acuerdo con su extensión.

Fuente de financiamiento

Por su parte el presidente de la Cámara de la Construcción, Ricardo Castro, asevera que la nación pierde cada día competitividad, calidad de vida, inversiones, producción y empleos por la falta de inversión. El ente recomienda el impuesto a los combustibles como la forma óptima de financiamiento, ya que la inversión privada es más cara y los contratos de concesión más complejos de concretar.

Ante esto, la mandataria, Laura Chinchilla, exhorta continuamente sobre la necesidad de aprobar una reforma fiscal que permita contar con recursos para inversión. Mientras que la tramitología es otro aspecto que paraliza la ejecución de obras o amplía la tardanza hasta en más de doce años sin concluirse.

Los datos revelan que Costa Rica deberá invertir con prontitud en puertos, que ocupan la posición 132, ferrocarriles en el lugar 100 y, en menor medida, en aeropuertos como el país 80 en ese rubro de 139 naciones del mundo.


¡Síganos en las redes sociales!