RSSSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

Costa Rica: Deuda alcanzaría "muy pronto" límites máximos recomendados



El desempeño de las finanzas públicas para el 2012 ubicaría a Costa Rica, al igual que periodo previo, con el déficit fiscal más alto de América Latina, en alrededor de 5 p.p. del PIB. Ello, repercute en una deuda interna que alcanza el 26% del PIB y presión en las tasas de interés, que se convierten en plataforma para el ascenso de la deuda total y obstáculo para el crecimiento económico.

Así lo determina el análisis “Crisis fiscal, deuda pública y comportamiento de las tasas de interés” del Programa de Estudios Fiscales (PEF) de la Universidad Nacional.

Ese, destaca que el año pasado se produjo un traslado de los depósitos en dólares hacia colones, por lo que desde inicios del 2012 los bancos elevaron las tasas en moneda local. Adicionalmente, el Gobierno mostró un mayor nivel de endeudamiento, más requerimientos de caja para el pago de sus gastos, la cobertura de su déficit y la atención del servicio de la deuda.

Presiones

De acuerdo con los especialistas, más allá al comportamiento creciente del crédito, el déficit será un detonante al alza las tasas de interés en los años por venir. Lo anterior debido, entre otras, a que no habrá incremento de los impuestos en el corto plazo como resultado de alguna medida que requiera aprobación legislativa.

Según el coordinador del PEF, Francisco Sancho, los proyectos de ley que buscan mejorar la recaudación y combatir la evasión son muy importantes y deben aprobarse. Pero, agrega, es imposible que generen recursos frescos en un nivel importante para la compensación del problema en el presente, por lo que se mantiene la necesidad de una reforma tributaria que aumente los ingresos.

Otro inconveniente es que para la segunda mitad de la Administración Chinchilla, especialmente en vísperas de año electoral, se prevé que la inversión se dispare. Eso, podría llevar a un aumento de las tasas de interés en el mediano y largo plazo, dada la eventual presión del gasto y; por el posible impacto de egresos por intereses en la evolución del déficit y de la deuda del gobierno central (que se verá obligado a seguir pagando intereses con deuda).

Camisa de fuerza

En línea con lo anterior, los expertos evalúan la inflexibilidad del gasto en áreas como las remuneraciones, pago de intereses y pensiones; y los destinos constitucionales de gasto como la reforma que establece la asignación del 8% del PIB a educación. Tales áreas, significan casi la totalidad de los egresos del gobierno central y, no están sujetas a recortes.

Por otra parte, se espera que, conforme la economía se dinamiza, haya un incremento en el ingreso de flujos de capitales al país, lo que podría atenuar el aumento de tasas por el crecimiento del crédito privado. Sin embargo, cabe mencionar que el déficit comercial está creciendo y podría compensar en última instancia esa entrada de fondos.

Reflejo de eso, la cuenta de capitales mejoró en un 26% con respecto al 2011, por la elevación de la inversión extranjera y la repatriación de capital. No obstante, el déficit comercial se elevó en un 32% de febrero del año anterior a febrero del 2012.

Ventana de alivio

Ante el poco espacio de maniobra para las finanzas costarricenses, el Gobierno confía en la aprobación legislativa de colocación de deuda externa por 4 mil millones de dólares. Ello podría transformarse en una válvula de escape y reducir la fuerte presión sobre el mercado local de crédito y las tasas de interés.

En cambio, se desconoce la recepción que estos bonos tendrán entre los inversionistas internacionales. Los expertos subrayan que, el proyecto de eurobonos, aún no se aprueba y si el proceso de colocación de los títulos se atrasa y se realiza hasta en el 2013, se evitaría así el beneficio de los eventuales efectos positivos en el 2012.

El análisis hace la salvedad de que las tasas de interés a nivel internacional podrían subir en algún momento, sobre todo si consideramos el mediano y largo plazo, lo cual puede revertir la posibilidad de financiamiento internacional y encarecer su costo.

Proyecciones

En Costa Rica, la relación deuda total del gobierno central con respecto al PIB vino creciendo desde su mínimo de 24,7% del PIB en el 2008, ubicándose en un 30,76% en el 2011, porcentaje que se eleva a 46,6% del PIB si se suman la deuda del Banco Central y la del resto de entidades del sector público.

Considerando un escenario conservador de crecimiento de la economía y una tasa de interés al alza, para el año 2013 la deuda del gobierno central llegaría a un 38% del PIB, a lo que habría que sumar la deuda del Central y la del resto del sector público.

Sin importar por donde se vea la situación, concluyen académicos, la deuda estaría alcanzando muy pronto los límites máximos recomendados y en el próximo quinquenio se estaría llegando, cada vez más, a la posible ocurrencia de una crisis de deuda.

Crisis anunciada

Si bien el cambio de la deuda interna por externa reduce la presión sobre las tasas de interés locales, y eventualmente permitiría una reducción de las mismas, no se debe dejar de lado la necesidad de realizar una reforma fiscal. De lo contrario, acentúa el documento, el siguiente gobierno podría enfrentar una situación fiscal realmente seria y con costos sociales de gran magnitud.

Con respecto a las tasas de interés, su evolución se verá muy marcada por el desenvolvimiento presente de las finanzas públicas y la principal amenaza al crecimiento del país en próximos años será la presión que la situación fiscal provoque en las tasas de interés.


Fuente: PEF


¡Síganos en las redes sociales!